16 Apr, 2014
Text Size

La verdadera enseñanza del Padre Pío

La figura del Padre Pío de Pietrelcina, de este santísimo religioso, no sólo ha llenado con su presencia todo el orbe católico sino que incluso ha sido objeto de estudio por parte de individuos e instituciones desvinculados, en muchos aspectos, de la Santa Iglesia. Sin lugar a dudas su vida y su obra apostólica forman un capítulo aparte en la historia del catolicismo del siglo XX.

Tres aspectos merecen destacarse al aproximarnos a su grandiosa figura, a su santidad deslumbrante.

En primer lugar el Santo Sacrificio de la Misa como centro neurálgico de su ministerio apostólico, celebrada siempre en el Rito Tradicional. Aunque él fue modelo de respeto y sumisión hacia sus superiores eclesiásticos, especialmente durante el tiempo en que fue perseguido, no pudo permanecer en silencio acerca de las desviaciones fatales para la Iglesia . Antes de la clausura del Concilio, alguien le anunció que pronto tendría que celebrar la Misa de acuerdo con un nuevo rito “ad experimentum‟, ya no en latín ni tampoco versus Deum, sino de espaldas Tabernáculo, que había sido ideada por una Comisión Conciliar Litúrgica con el fin de responder a las aspiraciones del hombre moderno. Inmediatamente, incluso antes de conocer el texto, escribió a Pablo VI para pedirle una dispensa de este experimento litúrgico, y para poder seguir celebrando la Misa de San Pío V; dispensa que le entregó en mano el cardenal Bacci. Qué doloroso y triste resulta ver hoy cómo la mayor parte de los grupos esparcidos por el mundo que se dicen del Padre Pío se niegan a seguir su verdadero espíritu y sólo se fijan en lo anecdótico. A muchos se les ve reticentes a la Misa tridentina con cualquier tipo de excusa, ese tesoro que hay que conservar según las palabras del S. Padre Benedicto XVI, bastión contra las herejías y que derramó tantas gracias en el alma del santo Padre Pío y a la que siempre quiso estar apegado para enseñanza de sus verdaderos devotos.

En segundo lugar la manifestación de Nuestro Señor Jesucristo como único Camino, única Verdad y única Vida, ayer, hoy y siempre, y esto a través de la impresión de las Sagradas Llagas en el cuerpo sufriente del capuchino franciscano.

En tercer lugar la incompatibilidad de la doctrina del Redentor con aquellas doctrinas: masonería, marxismo, liberalismo, modernismo…que son enemigas, sin paliativo alguno, de la Divina Revelación, la Sagrada Escritura y la Tradición.

El Padre Pío de Pietrelcina, Francisco Forgione, nació el 25 de mayo de 1887 en la localidad italiana de Pietrelcina, siendo bautizado al día siguiente de su nacimiento. Ingresa “en religión” en el año 1903 y es ordenado sacerdote el 10 de agosto de 1910. Desde entonces la vida del Padre Pío es entera y absolutamente sacrificio y altar.

La renovación incruenta del Sacrificio de la Cruz según el rito tradicional será para el Padre Pío el único afán, el único deseo y la sola aspiración de su vida apostólica y sacerdotal. Hará del altar, de la celebración de la Santa Misa, un “espectáculo” inaudito, un “místico espectáculo” de amor, de dolor y de donación de sí mismo. Casi un Calvario visible, como si se desprendiese de alguna manera el velo de la fe.


La Santa Misa, celebrada por el Padre Pío, era, y es, el argumento más contundente frente a “la nueva teología sobre el misterio eucarístico” surgida para descarnar, desvirtuar y desacralizar el centro mismo de nuestra Santa Religión. Los fieles que en San Giovanni Rotondo asistían a la Misa del Padre Pío, sublime visión, no contemplaban otra escena que la realidad misma del Calvario. Jesús sufriendo, entregándose y muriendo por amor a las almas. Sólo esto, únicamente esto.

La mano terrible que ha querido destruir la razón misma de la Iglesia, el corazón de la Iglesia, en las últimas décadas, se encuentra desarmada, y al mismo tiempo iracunda, cuando se trae como testimonio aquel altar, aquella celebración y aquel sacerdote, herido por las mismas Llagas de Cristo, que firme hasta el día de su muerte, un 23 de septiembre de 1968, celebró el Santo Sacrificio del Altar en toda su integridad y pureza. Ni un cambio, ni una vacilación. Si queremos un ejemplo y un intercesor en los cielos, en nuestro duro combate por restaurar la liturgia tradicional, en él lo tenemos.

Las Llagas del Señor que marcan su virginal cuerpo nos gritan que Jesús es el único Salvador; fuera de Él no hay otra verdad, no hay otra vida, y sólo en su Sangre encontramos la remisión de nuestros pecados y la esperanza de eternidad para nuestras almas.

Impensable que el Padre Pío nos pudiese decir o enseñar que las otras religiones son también caminos de salvación, dignas de respeto y consideración pues en ellas sus seguidores o fieles adorarían o darían culto también –como nosotros– al único Dios, en una andadura que nos haría converger a todos en la plenitud final. Impensable. Dolorosamente impensable. El Padre Pío fue llagado en su cuerpo y en su alma porque el Señor lo escogió para que a través de él multitudes enteras llegaran al conocimiento de la Verdad, que es el Calvario, que es la Cruz, la Santa Iglesia, los Sacramentos, el Santo Sacrificio de la Misa, realidad sublime de nuestra Fe: Jesús, Alfa y Omega, Principio y Fin, Esperanza única de las Naciones.

Finalmente hay que decir que toda la predicación del Padre Pío fue de una pureza absoluta y radical, en fidelidad y sintonía plenas con la doctrina eterna de la Iglesia. Ninguna contemporización con las doctrinas perversas que han mancillado la presencia de la Iglesia en estos últimos decenios. Ejemplo de esto lo tenemos en las respuestas que dio el Padre al Presidente Segni, al doctor Gasparri, al democristiano Camppannelli o al presidente Leone de la Cámara de los diputados. Nunca, por nada del mundo, el Padre Pío prestó su aquiescencia a las doctrinas marxistas o a los postulados masónicos y liberales y modernistas. Vivió, en el Gólgota, para Jesús.

Abrió sus labios siempre en armonía perfecta con los preceptos del Señor y de la Iglesia. Cada día se ofrecía en unión mística y profunda, con sus llagas cruentas, en el Sacrificio incruento del Altar según el Rito Tridentino e inundó al mundo y a los hombres con el suave olor de su radiante y pura santidad.

Al final de su vida en la tierra y con muchísimo dolor pidió una segunda dispensa para poder celebrar la Santa Misa sentado porque sus piernas ya no le sostenían.


Santo Padre Pío, ruega para que el Santo Sacrificio Católico de la Misa tridentina sea restaurado en toda la Iglesia.